El futuro del trabajo: tarea urgente para la transformación de RRHH (parte 1)

Pensar en el futuro del trabajo implica reflexionar acerca de dónde están las organizaciones y su gente, y hacia dónde se están movilizando. Un futuro que ya está ocurriendo y que nos invita a entender, cuestionar y proponer cómo desde los equipos de RRHH, se están impulsando y acompañando los cambios en la composición del trabajo.

Empecemos por enumerar algunos de los principales cambios que vienen transformando las relaciones laborales y promoviendo colocar al humano en el centro de las organizaciones y sus procesos:

El primer cambio se refiere a los avances tecnológicos que desafían los hábitos de trabajo, pasamos del trabajo estático al trabajo móvil, remoto y virtual. Aquí nos preguntamos: ¿Cómo desarrollar relaciones cercanas aunque no tengamos el mismo espacio físico de trabajo? ¿Cómo adecuar los espacios de trabajo para promover la movilidad y flexibilidad? y el más desafiante: ¿Cómo acercarnos más a la gente, de una forma más humana, sin tratarlos como máquinas o robots?

El segundo viene por la demografía y la diversidad, una fuerza laboral que aumenta en edad y en la composición cultural, racial y de género. Los espacios de trabajo tienen la labor de aprovechar la brecha generacional y la diversidad, buscando oportunidades de aprendizaje donde trabajando juntos logren mayor bienestar para la organización y sus individuos.

Estamos pasando del poder concentrado a un poder compartido, cambiando las relaciones de la empresa con trabajadores que están más informados y con mayores expectativas

El tercero se dirige hacia el cambio en el poder, ya Moisés Naím en su libro “El Fin del Poder” (2013), reflexionaba sobre la transformación del poder, estamos pasando del poder concentrado a un poder compartido, cambiando las relaciones de la empresa con trabajadores que están más informados y con mayores expectativas. Y entonces, ¿Cómo preparar a líderes que escuchen, observen, cuestionen y generen alternativas ante este nuevo trabajador? ¿Cómo planificar y organizar las empresas del futuro?; y sobretodo, ¿Están preparados los equipos de RRHH para desarrollar las capacidades de la organización para el futuro?

Ante estas interrogantes se hace necesario construir equipos de RRHH que respondan al futuro, siendo experimentales, relacionales y colaborativos. Experimentales significa intentar, arriesgar y proponer formas distintas de hacer las cosas en el trabajo. Relacionales buscando conectar con la gente de una forma genuina y empática; siendo colaborativos, capaces de ser servidores incansables del otro. Sin el otro, la gestión de recursos humanos no tiene sentido y mucho menos cuando el mundo laboral viene mostrando nuevas reglas del juego.

Entonces, ¿Qué necesitamos para activarnos en esta tarea? algunos pensaran,¿Por dónde comenzar esta transformación?. Podemos adelantar que inicia por cuestionar nuestro trabajo y tomar nota de aquellos procesos que requieren una mirada distinta, que nos acerque más a lo que espera y necesita la gente.

Seguiremos próximamente desarrollando ideas y compartiendo hallazgos que brindan algunas líneas de acción para juntos construir las organizaciones y equipos de RRHH del siglo 21.

Fabiola García Contreras
Curador Organizacional Gentyopía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *